Tres de las cinco derrotas de los blanquivioletas se han producido contra equipos que luchan por salir del pozo

La derrota ante la Llagostera no hizo sino confirmar las dificultades que está encontrando el Valladolid cuando juega ante equipos de la zona baja. De hecho, los hombres de Rubi han sido incapaces de imponerse a cuatro adversarios que se encontraban en puestos de descenso. En la visita a Palamós, el conjunto castellano fue claramente inferior al cuadro gerundense y terminó cayendo con justicia, demostrando no haber aprendido la lección que reclamaba su entrenador en la víspera al encuentro y que ha venido suspendiendo desde que comenzó la Liga.

Los partidos en cuestión comenzaron cuando el Valladolid visitó al Mirandés, que ocupaba la vigésima posición, choque que finalizó 0-0. Inmediatamente después, en la visita a Sabadell, se repitió el resultado ante un rival que era decimoséptimo. Dos jornadas después, en Butarque, el Leganés era 19o y fue capaz de imponerse con justicia 1-0. En la jornada 17, los hombres de Rubi volvieron a perder en El Sadar ante Osasuna (2-1), con el conjunto navarro situado en los puestos de descenso.

Noticia: MARCA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor escribe aquí tu nombre